Palabras que Limitan tu Riqueza

3 PALABRAS QUE LIMITAN TU RIQUEZA

Joselyn Quintero Blog 1 Comment

La riqueza no siempre es fácil de entender, sobre todo cuando vemos con qué lo asociamos. A cada palabra le damos un significado que nos permite interpretar el mundo. Aquí aprenderás 3 palabras que repites sin cesar, y que afectan tu riqueza personal.

¿Te ha pasado que escuchas a los niños muy pequeñitos aprendiendo a hablar, y de repente dice palabrotas? En realidad, los niños no tienen clara consciencia de su significado, sin embargo la repite porque se lo escuchó a alguien (generalmente de los padres). De esa misma manera, los adultos también vamos repitiendo palabras en nuestro día a día que, sin darnos cuenta, nos va condicionando la vida.

Casi todos aprendimos a hablar por repetición, no por análisis del vocabulario. Irse de vez en cuando al diccionario, nos ayudaría muchísimo a cuestionar nuestras limitaciones. Nuestro cerebro es una máquina de procesar patrones, y no tiene capacidad de juicio entre lo que es una intención y lo que es un chiste. Sólo sigue órdenes, por ello debemos estar muy pendiente de la información que le estamos dando.

Veamos 3 casos interesantes que se dan, sobre todo, en la cultura hispana:

La Esclavitud

La esclavitud es el dominio del hombre por el hombre. Una persona en estado de esclavitud, es aquella que tiene la obligación de trabajar para beneficiar a su amo. Es alguien sin libertad, que además tampoco es responsable de sí mismo.

En la cultura hispana, este término es muy común asociarlo con la actividad laboral. A pesar de haber pasado más de 500 años de la independencia española de los árabes y unos 200 de la independencia latinoamericana de España, aún seguimos viendo el trabajo como explotación. Cada vez que relacionas el trabajo con esclavitud, estás asumiéndote como un ser sin voluntad propia y sin capacidad de decidir.

¿Cómo afecta nuestra riqueza el trabajo como esclavitud?

El rechazo al trabajo es una forma de rechazar nuestra capacidad productiva. La intención y la energía que le ponemos cada día a lo que hacemos, se convierte en un boomerang que luego recibimos en forma de salario. Quienes aman su trabajo, no viven desde la necesidad, sino desde el placer. Y el dinero ganado con amor, es un dinero que bendice y enriquece nuestra vida.


La Obligación

La obligación está relacionada con las imposiciones que resultan de una acción o decisión tomada. Por ende, cada vez que dices que estás obligado a algo, es porque en el pasado elegiste algo cuya consecuencia es la obligación de hoy.

Muchas veces hablo con personas cuya energía es tan pesada como quien carga sacos de cemento encima. Cuando tocamos temas como ¿Por qué no te dedicas a hacer algo que ames? O ¿Por qué no empiezas a hacer algo diferente para mejorar? Enseguida me hablan de sus obligaciones: el empleo, la hipoteca, la deuda, los hijos, etc.

Esto nos lleva a diferenciar entre obligación y responsabilidad. La responsabilidad es la capacidad y el poder de hacer lo que elegimos (aceptar un empleo, comprar una casa, pagar con dinero que no tenemos, elegir crear una familia). Cuando lo vivimos desde la responsabilidad, incluso eso que parece tan pesado se convierte en un motivo, no en una excusa.

¿Cómo afecta nuestra riqueza la responsabilidad como obligación?

Cuando comprendemos nuestra responsabilidad como el poder de decidir y hacer, nos damos cuenta que los que están a nuestro alrededor también pueden elegir. En realidad, todos están dispuestos a apoyarte si te abres a negociar: pedir un cambio de cargo en tu empleo, mudarte a una casa más pequeña que puedas pagar, sentarte con el gerente del banco a ver cómo puedes pagar la deuda e incluso acordar con tu familia un plan de apoyo para que tu logres eso que deseas. Los líderes crean riqueza porque eligen todos los días ser responsables de su futuro.


La Disciplina

La disciplina es la capacidad de hacer cosas hoy que dará un fruto a futuro. Es una apuesta por ti mismo todos los días, andando por un camino que, aunque parezca de piedras, te llevará al paraíso que te mereces.

Por cuestiones culturales, la cultura hispana asocia la disciplina con el castigo. Al hacerse esta asociación, es natural que rechacemos todo aquello que se parezca o que requiera disciplina. Ante esto, solemos rechazar las normas y buscamos los caminos fáciles para lograr lo que queremos. Una persona desvinculada con la disciplina es una persona que está persiguiendo el resultado evitando el proceso.

Los atletas de alto rendimiento y todas las personas que han forjado fortunas éticas, asocian la disciplina con la coherencia: convertirnos cada día un poco más en eso que deseamos, haciendo un trabajo de hormiguita en dulce silencio. Pero, ¿En qué se diferencia la disciplina del conformismo? En que la disciplina es hacer cada día un poquito más eso que quiero, mientras que el conformismo es quedarme sentado pensando que no me lo merezco.

¿Cómo afecta nuestra riqueza la coherencia como disciplina?

Cuando estamos conectados conscientemente con esa persona que seremos a futuro, cada día cuenta. Algunas veces sentiremos que dimos varios pasos, y otras veces parece que nos quedamos parados. Referentes como Warren Buffet, uno de los hombres más ricos del mundo, es un ejemplo de la importancia de la disciplina: nunca anduvo detrás de “inversiones calientes” en la bolsa de valores, sino que depositó su dinero en empresas que sabía que crecerían a largo plazo. Su plan no era el dinero, sino la riqueza, porque incluso su estilo de vida sigue siendo simple. Crea tu plan, y deja de seguir a quien te ofrezca dinero sin esfuerzo.

Ahora que has aprendido cómo los conceptos culturales (o personales) nos limitan nuestra riqueza, entonces es hora de preguntarte:

¿Qué otras palabras, frases o ideas vienen a tu mente cada día, que al hacerlas conscientes te alejan de eso que quieres?

Una de las cosas que suelen bloquearnos, es eso que llamamos “Sabiduría Popular”, que también conocemos como refranes. Si consideras este artículo valioso y además deseas aprender cómo la sabiduría popular puede limitarte, te invito el próximo jueves 14 de enero del 2016 al Webinario:

Frases que te Alejan de la Riqueza

– Cómo te preparas todos los días para vivir tus propios fracasos
– Cómo el entorno hace su mejor esfuerzo para atrofiar tu potencial
– Cómo cambiar las frases limitantes en frases potenciadoras
jueves 14 de Enero del 2016

11:00 – México DF
12:00 – Colombia, Ecuador, Panamá, Perú, Miami y Nueva York
12:30 – Venezuela
13:00 – República Dominicana
14:00 – Chile y Argentina
17:00 – Islas Canarias y Reino Unido
18:00 – Madrid, Italia y Bélgica

Si eres de los que observas a otros limitar sus riquezas a través de palabras inadecuadas, comparte este artículo en tus redes, pues seguramente esa persona u otras te lo agradecerán.

Gracias por Existir,

Joselyn Quintero - Creando Riqueza Consciente

La riqueza está en compartir: